IMG_20160329_173914

Harmonias del firmamento

“Hay un cráter en la luna que se apellida como tú ” me dijo una vez mi padre antes de ir a dormir. Yo a penas sabia lo que era un cráter pero me sentí extrañamente orgullosa de la recién descubierta posesión familiar y me fui a dormir preguntándome si aquello me daría derecho en el futuro a tener un trocito de luna como segunda residencia…

Lluís Rodés, así se llamaba mi tío bisabuelo, el descubridor de dicho cráter, ilustre astrónomo de la familia Rodés Campderà. Mi padre también me contó que de pequeño, éste señor había estado enfermo durante varios meses. Ello le obligó a permanecer en cama un largo periodo de tiempo, oportunidad que aprovechó para bordar las constelaciones en las sábanas. Fue así como sus padres, “ pepito“ y “pepita “, se dieron cuenta de la apasionada vocación de su hijo.

Hace un par de años, en octubre de 2014, me fui a hacer el camino de Santiago movida por una de mis habituales crisis existenciales. Recorrí tan solo el último tramo, el que empieza desde Sarria. Quería hacer el camino siguiendo la ley del último esfuerzo y me enteré de que ese era el mínimo trecho que debías hacer para que se considerara que realmente habías sido un peregrino. Durante los primeros kilómetros a pie, mi cabeza iba como loca pensando en todo lo que haría al volver. No es raro que mi mente se niegue a estar dónde esta, lo curioso fue que esta vez no dejara de traerme a la cabeza a Lluís Rodés. Decidí tomarlo como una señal,  una llamada de fe, una oportunidad para volver a creer en todavía no se qué y acabé el camino casi convencida de que debía investigar a mi tío bisabuelo con más profundidad.

Lunes 5 de abril de 1937: A las 3h40 me despierta el zumbido de los aviones; encendiendo la luz eléctrica que no habían cortado; me levanto, me asomo a la ventana; Luna menguante al este; al lado de Júpiter; Antares en escorpión, todavía es de noche…”

Uno de los grandes hallazgos durante mi proceso de investigación fue el diario de guerra que había escrito durante su estancia como director del Observatorio del Ebre entre los años 1936 y 1938.  También me cautivaron algunas de sus conferencias como “Harmonies del Firmament“, que presentó acompañado de un organista en el Palau de la Música, en la que relacionaba aspectos de  música y astronomía.

Dos años después del camino, en octubre de 2016, me preguntaron desde la comunidad de Madrid si tenía algún proyecto que pudiera encajar dentro de un Festival de Música Sacra. Me pareció que era la oportunidad perfecta para presentar un espectáculo que girara alrededor de este antepasado. El concierto vio por fin la luz el 29 de marzo en el Teatro de la Abadía de Madrid.

Clickando al siguiente link se puede leer una breve descripción del show:

http://www.teatroabadia.com/es/archivo/474/harmonias-del-firmamento/

 

 

IMG_20160329_173914

 

 

 

 

 

Leave A Comment

-->